FERRARI, EL PEOR ARRANQUE EN 2019: ¿QUÉ PASA CON EL COCHE?


Ferrari tuvo el peor arranque de temporada desde que Sebastian Vettel es su piloto. Y Vettel nunca tuvo tan pocos resultados en las primeras tres carreras desde que maneja para la Scuderia como en este 2019. Las estadísticas lo prueban sin lugar a dudas. Esa evidencia, contrastada con las aspiraciones, hace que el arranque de Ferrari sea más avergonzante todavía.

Un equipo que siempre tiene pretensiones a ganar el título -aunque no lo gane desde 2007-, que estuvo cerca en las dos temporadas anteriores, que cambia al director técnico, que trae jugadores nuevos, que hace una pretemporada para el aplauso, no puede estar perdiendo 3-0 a los 15 minutos del primer tiempo.  Pero eso es lo que le está ocurriendo a Ferrari.

El equipo habla de situaciones cambiantes de una carrera a la otra, pero eso es para calmar al frente interno, en Italia. Dicen "nos fue bien en la pretemporada, mal en Australia, bien en Bahrein, mal en Shanghai". Pero la pretemporada no suma puntos y en Bahrein los problemas fueron autoinfligidos, lo mismo que en China, dónde, por ejemplo, RedBull les dio una clase de estrategia. Se podía decir que Melbourne es un circuito "anómalo", un callejero poceado; Shanghai no ofrece ninguna de esas excusas.

Vemos los números del comienzo del torneo:

El peor arranque de Ferrari desde que Vettel es su piloto
2019: -57 puntos (Mercedes 130, Ferrari, 73)
2018: +1 punto  (Ferrari 85, Mercedes 84)
2017: +3 puntos (Ferrari 102, Mercedes 99)
2016: -53 puntos (Mercedes 114, Ferrari 61)
2015: -40 puntos (Mercedes 119, Ferrari 79)

¿Cómo quedó Vettel con Ferrari tras la tercera carrera?
2019: 37 puntos, 4° en el torneo (1 podio)
2018: 54 puntos, 1° en el torneo (2 triunfos)
2017: 68 puntos, 1° en el torneo (2 triunfos/3 podios)
2016: 33 puntos, 4° en el torneo (2 podios)
2015: 55 puntos, 2° en el torneo (1 triunfos/3 podios)

Estos resultados son más pálidos que los de 2016, cuando los pilotos de Ferrari terminaron 4° y 5° en el torneo, y Ferrari quedó 3° en Constructores, detrás de Mercedes y Red Bull. Como decir último.

La pregunta ahora no es qué está pasando, lo que es obvio a esta altura, sino por qué. Lo que está ocurriendo tiene una raíz técnica más o menos clara.

Ferrari posee un motor potente, no hay dudas de eso. Probablemente en su mejor versión supera los 1000 HP. Pero lo cierto es que no puede usarlo durante tanto tiempo como quisiera. En Australia, se sabe ahora, para la carrera redujeron la potencia de manera de no tener problemas de confiabilidad: la refrigeración parece no ser tan óptima como debiera.

En Bahrein, un cilindro traicionó a Charles Leclerc; para Shanghai, Ferrari cambió las centrales electrónicas en los motores de sus dos autos, y recomendó a Haas y Alfa Romeo que hicieran lo mismo, algo que solo el equipo norteamericano llevó a cabo: por eso Antonio Giovinazzi sufrió el mismo problema en la primera tanda libre en Shanghai; además, Leclerc se la pasó sin girar buena parte de la FP2 por un problema de refrigeración en el motor. Frederic Vasseur, el team principal de Alfa Romeo, admitió que rogaba al final de la carrera que el motor del coche de Kimi Raikkönen, que corría noveno, no defeccionara: podía haberle ocurrido lo mismo que a Leclerc en Bahrein...

O sea, el motor potente no brinda la respuesta esperada. Como dijo Martin Brundle en su análisis en Sky Sports, "Ferrari tiene un montón de potencia que no puede usar". De hecho, parece que hoy Honda tiene menos problemas con sus motores que Ferrari.

Pero hay otro problema: cuando mirabas los parciales de vuelta en Shanghai, durante la FP2, en la que se simula la carrera, veías que Ferrari era más rápido en las rectas, en las curvas lentas y en las curvas de media velocidad, pero no en las curvas rápidas. Parecía llamativo, pero era la clave del asunto. Mercedes descontaba en ese tipo de curvas (todo el sector 2 está repleto de ellas) lo que perdía por derecho. ¿Y por qué era eso? Porque Ferrari anduvo relativamente descargado todo el fin de semana. ¿Por qué la descarga? Para potenciar la velocidad en la recta, el mejor aprovechamiento de un motor que es potente pero que no puede desarrollar todo su rendimiento hipotético. 

Y eso se produce porque el chasis no genera drag (resistencia al avance, de allí su mayor velocidad en las rectas) pero tampoco suficiente downforce. Vettel probó dos alerones con más carga en la FP3, pero sin resultado: no ganaban mucho en las curvas rápidas y perdían algo de velocidad en las rectas. 

Según afirmó Nico Rosberg en su blog, "Ferrari tiene una ventana aerodinámica equivocada en este momento, y eso va a tomar tiempo solucionarlo". En Bahrein, la SF90 anduvo bien porque el circuito tiene pocas curvas veloces, es más una pista de tracción y velocidad final. En Shanghai, un circuito en que la entrada a la recta larga está precedida por una curva larga, Ferrari perdía en la curva y apenas recuperaba esa diferencia en la recta, pero sin sacar más ventajas. 

Mercedes perdía 4 décimas en la recta pero amasaba una ventaja de 7 décimas en las curvas rápidas. La diferencia de 0s3 por vuelta fue, más o menos, la que se vio al final de la carrera, unos 13s. Un cuarto de la diferencia en Melbourne. Eso gracias a la larga recta, y a que en Australia los motores corrieron con esa limitación de potencia autoimpuesta para hacerlos durar.

Según Vettel, el auto tiene potencial ("es muy fuerte") pero hay que desbloquearlo. ¿Cómo interpretar esa frase? Bueno, el motor posee potencia, pero hay que refrigerarlo bien para que la entregue toda durante largo tiempo. El chasis tiene que ser desarrollado para entregar la downforce necesaria para no perder tiempo en las curvas. 

Esperan largos y duros días de desarrollo a Ferrari. Sin pronta reacción, el campeonato se complicará.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Esa es la pregunta!! que pasa con el auto por Dios!!!!! tanto erraron en el diseño. ya a esta altura le estoy dando la razón a Rosberg cuando decía que el auto esta mas aerodinamicamente... No puede ser esto!!!!

    ResponderEliminar