MCLAREN, EL MEJOR EQUIPO DEL RESTO: LOS SECRETOS QUE EXPLICAN SU RESURRECCIÓN



McLaren protagoniza en 2019 su mejor año desde 2014, en el inicio de la era híbrida, cuando todavía estaba equipado por las unidades de potencia Mercedes y no había pasado tanto tiempo desde su último triunfo (el 182° en el historial de la prestigiosa marca), el GP de Canadá de 2012, en manos de un tal Lewis Hamilton...

Después de la tragedia que significaron los años Honda, de 2015 a 2017, que se devoraron los últimos esfuerzos de Fernando Alonso por ganar su tercer título mundial, la escuadra de Woking aparece como la mejor opción después de los Tres Grandes

Con 82 puntos en 12 carreras, ya sumó más que en todo 2018, cuando terminó sexto en el Mundial con 62 puntos. Y pese a que renovó por completo su plantel de pilotos, sumando a un debutante, tiene a ambos en el Top-10 del torneo: Carlos Sainz (24 años) marcha 7° y Lando Norris (19 años) marcha décimo.

¿Qué hay detrás de este presente tan excitante? Ahondamos en las razones que lo dispararon y lo sintetizamos en tres secretos. Aquí están:


Secreto 1: Eliminaron el sistema de organización en matriz 


McLaren tocó fondo con los años Honda, y especialmente con la disputa interna por el poder, derivada de un enfrentamiento sin cuartel entre Ron Dennis (que transformara al equipo en una escuadra tan exitosa en los '80 y '90) y su socio Mansour Ojjeh. La salida forzada de Dennis en el arranque de 2017 fue el punto de partida de esta recuperación.

Con el alejamiento de Dennis, se hizo fuerte el grupo inversor Mumtalakat, propiedad del Reino de Bahrein, que pasó a ser el máximo accionista de la compañía: 

¿Quiénes son los dueños de McLaren?
Mumtalakat Holding Company (Bahrein)...56.40%
Mansour Ojjeh.............................................14.32%
Michael Latifi...............................................9.84%

Ellos contrataron al estadounidense Zak Brown como director de marketing del equipo de Fórmula 1 pero al poco tiempo lo pusieron a conducir la escuadra. Una de las primeras medidas que tomó Brown fue eliminar el sistema de gerenciamiento matricial, impuesto por Martin Whitmarsh -la mano derecha de Ron Dennis en McLaren-, que implicaba un sistema no piramidal, en el que los especificaciones de cada cargo no estaba completamente definido. Así, evitaba la división tradicional de responsabilidades. Ese sistema, por ejemplo, causó -entre otros problemas- la partida de Adrian Newey rumbo a RedBull. Las decisiones se tomaban por vía de comités, en lugar de que se impusieran por jerarquía.

Como CEO, Brown rompió con ese sistema, que generó más rapidez en la toma de decisiones: por ejemplo, decidir a mediados de 2018 que el MCL33 era un mal coche, detener su desarrollo y aplicarse a trabajar en el auto de este año. 

Al cambiar el sistema, de paso, interesó a sus últimas conquistas: Andreas Seidl, el team principal que venía de salir campeón mundial con Porsche en el Mundial de Endurance (WEC) en 2017, o James Key, que llegó desde Toro Rosso para encargarse de la dirección técnica. "Siempre fui partidario de un sistema simple, claro y tradicional de jerarquías", dijo Seidl al arribar.

El alemán arrancó su labor en el GP de España pasado, en mayo, con carta libre para reorganizar el proyecto del equipo, además de la gestión. Key está encargado de producir el MCL35 de 2020. No han tenido tanta injerencia en los procesos de este año. 

Se han sumado a personajes claves en la recuperación, como Gil De Ferran (director deportivo) y Andrea Stella (ex Ferrari, encargado de las operaciones en pista del equipo). 

Secreto 2: El chasis MCL34 es el más anticipado de los que compiten en 2019

En el cuarto lugar del campeonato de Constructores, McLaren suma 82 puntos, más del doble de los 39 que reúne Renault, que el año pasado acabó cuarto y ahora está sexto. La comparación es válida porque ambas escuadras utilizan el mismo impulsor E-Tech 19, concebido y fabricado en Viry-Chatillon.

Parte de la clave de esa diferencia es el MCL34, el chasis que McLaren estrenó esta temporada. Ese auto es propiedad intelectual de Pat Fry, que era el diseñador jefe de McLaren (ahora yéndose del equipo tras la llegada de Key) y el aerodinamicista jefe, Peter Prodromou.

El chasis responde bien a los desarrollos que se van aplicando carrera a carrera, especialmente cuando se cambió el alerón delantero en Barcelona, dejándose uno que era parecido al que usa Ferrari por otro de concepción similar al de Mercedes.

Pero el gran secreto es que este MCL34 empezó a "probarse" ya en 2018, en el momento en el que ni Alonso ni Stoffel Vandoorne, los pilotos de la escuadra en la temporada pasada, aspiraban ya a mucho. Cuando Fry y Prodromou identificaron los problemas del coche anterior, comenzaron a probar en él soluciones que aplicarían a la versión 2019. 

Esas soluciones las ensayaron Alonso ("este coche probablemente nació en junio del año pasado, cuando identificamos nuestros problemas", dijo el español en febrero, cuando ensayó el auto en Bahrein, en abril), y Vandoorne, y el trabajo lo continuaron este año Sainz y Norris.

Es decir, el MCL34 tiene más tiempo de desarrollo en pista que muchos de sus competidores directos, esencialmente el chasis RS19 de Renault. No le va tan bien en las curvas lentas, pero es un auto sencillo de entender, y tiene un tren delantero muy fuerte, a diferencia de Ferrari. 

La diferencia de 1s5 respecto a Mercedes es, según Seidl, casi toda producto de una deficiencia aerodinámica: "Si alguien me pregunta qué quiero de regalo para Navidad, es downforce eficiente", dijo recientemente el alemán. Por eso aconsejó la construcción de un nuevo túnel de viento (McLaren usa desde hace diez años el de Toyota en Colonia, mucho más moderno que el propio), que Mumtalakat y Ojjeh ya aprobaron. Claro que ese proyecto va a llevar dos años de construcción...

Secreto 3: La fabulosa química entre sus pilotos


Brown se jugó una carta difícil al renovar completamente la dotación conductiva. Pero entendió que permitiendo el alejamiento de Alonso le quitaba al equipo una enorme cuota de presión autoimpuesta y confió en el conocimiento que Sainz tenía del motor Renault (nunca usó otro impulsor desde que está en la F-1, habiendo pasado por Toro Rosso y la escuadra oficial francesa) y en la frescura de Norris.

No se equivocó. Sus nuevos pilotos muestran una química proactiva, no hay enfrentamientos internos -Norris no es un debutante arrogante- y colaboran mucho entre ellos en pista y fuera de ella. La puja interna es muy pareja: el inglés gana 8-4 en clasificación, el español vence 9-3 en carrera y 58-24 en el torneo. 

"Carlos pasa mucho tiempo con Prodromou y el resto de gente de aerodinámica, y los está guiando mucho. El sabe identificar debilidades, basado en su experiencia. En ese sentido, Carlos está marcando la diferencia en el desarrollo del coche a través de su ‘feedback’“, reveló su ingeniero de pista, Tom Stallard.

"Cuando uno tiene un compañero de equipo fuerte, siempre encuentra áreas en las que mejorar, áreas en las que el compañero puede mejorar y eso hace que los dos avancen", opina Sainz. "Y el equipo hace un enorme esfuerzo para darnos lo que creemos que necesitamos". 

Allí se ve en los resultados: Sainz ha terminado en los puntos en ocho de las últimas 9 carreras: los quintos puestos consecutivos de Alemania y Hungría fueron lo mejor del año para McLaren. Norris terminó cinco de las 12 carreras en la zona de puntos, con el sexto lugar de Hungría (dónde en la primera vuelta ¡lo peleó a Lewis Hamilton!) como lo más destacado. Norris prevalece en la clasificación pero es menos que Sainz en carrera, aunque ha sufrido más roturas: la suspensión en Canadá y el motor en Alemania. 

Así lo contamos en "El Show de la Fórmula", este lunes 5 de agosto, en Fox Sports 3 para toda Latinoamérica:


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Muy buen artículo Pablo, gran trabajo de Zack Brown, esperemos que el próximo año sea mucho mejor para McLaren. Saludos de Perú.

    ResponderEliminar