KANKAMOL, EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE ALEX ALBON


¿Hay algo más difícil en Fórmula 1 que ser compañero de equipo de Max Verstappen? Carlos Sainz, Daniel Ricciardo, Pierre Gasly pueden relatar sus atormentadas experiencias. Desde setiembre de 2019 le toca a Alexander Albon -y quien sabe cuando reasumirá esa tarea- pero al londinense que compite con pasaporte tailandés siente en el fondo que esa no es la situación más desafiante que ha afrontado en su vida. 
  
En su GP debut con RedBull, en Spa-Francorchamps (Bélgica) en setiembre pasado, Albon no alcanzó a pasar a la Q3 pero en la carrera avanzó admirablemente hasta el quinto lugar final, mientras su compañero holandés ni siquiera alcanzaba a completar un giro. 

El debutante parecía confirmar todo lo bueno que había construido durante los 12 Grands Prix anteriores de 2019, corriendo para Toro Rosso, y que le habían significado la promoción.

En Spa, sometido a una presión distinta por parte del periodismo, los voceros del equipo lo blindaron, buscando impedir que le hicieran preguntas sobre su vida personal y privada. 

En Japón, con motores nuevos en cada uno de los dos RedBull, Verstappen y Albon igualaron el tiempo de clasificación: 1m27s851.



Pero antes y después de esa excepción, el holandés siempre aventajó a su compañero por un promedio de medio segundo: 

  • Singapur: 6/10 de segundo
  • México: 6/10
  • USA: 5/10
  • Brasil: 4/10
  • Abu Dhabi: 5/10

(En Rusia, Albon se golpeó en la Q1)

Verstappen no tuvo un cierre de año tan fuerte como el breve y poderoso periodo que había completado entre Gran Bretaña y Hungría, pero aún así aventajó a su nuevo compañero en puntos (97 a 76) y podios (4 a 0), aunque el toque que Lewis Hamilton le propinó a Albon en las vueltas finales del GP de Brasil, privándolo de un seguro segundo lugar, alteraron un tanto las cuentas.

Sin embargo, pese al gran signo de pregunta que se abrió de cara a una temporada 2020 que nunca comenzó, el piloto que ayer cumplió 24 años sabe que conserva la confianza del doctor Helmut Marko, el responsable de los pilotos de RedBull, que ha sido instrumental en la toma de decisiones que afectaron buena parte de su vida deportiva y, en esencial, ese momento tan desafiante que le tocó vivir.

Ese momento por el cual algunos periodistas habían querido preguntarle en Spa, seis meses atrás.

Kankamol.

///

Albon llegó sorpresivamente a la Fórmula 1. En realidad, el inglés con pasaporte de Tailandia ya había descartado ese sueño. "No tenía el presupuesto necesario", admitió alguna vez. Su actuación en la Fórmula 2 de 2018, detrás del campeón George Russell y del subcampeón Lando Norris, solo le había alcanzado para sumarse a la banda eléctrica de la Fórmula E. 

Pero como a Toro Rosso le faltaba un segundo piloto y Albon había sido parte de la escuela de talentos del Doktor Marko, fue la solución. En noviembre de 2018, algunos curiosos se preguntaron por qué RedBull volvía a tomar a un piloto que había descartado en su momento. En otra entrevista dada a mitad de ese año, Marko aceptó que el único piloto del que se había arrepentido deshacerse era Sebastian Buemi. ¿Albon integra ahora también la lista? ¿O hay otra explicación más, escondida?

¿Kankamol?

///

Alex Albon es el mayor de cinco hermanos, dos varones y tres mujeres. Su padre Nigel, participante en la época más brillante del  famoso Campeonato Británico de Turismo (BTCC), le había comprado un karting a los siete años y, durante seis meses, lo fue a buscar todos los días a la escuela para llevarlo a practicar con su nuevo juguete. Para entonces, Nigel corría en la Porsche Cup Asia.

Los cinco hermanos Albon, con Alex en el medio.


La familia vivía en Ipswich y Alex comenzó a competir a los 10 años, en 2006. "Mi padre era chofer, manager, mecánico, ingeniero. Pero a medida que avanzábamos, las cosas se volvían más difíciles a causa del dinero necesario para competir".

Para entonces, RedBull ya había comprado la desahuciada escuadra Jaguar en Fórmula 1 y creaba su escalera de talentos, con el dinero a raudales que generaba la venta de la bebida energética creada a partir de una receta original de Tailandia...

Mientras Alex acumulaba trofeos, Nigel sugirió a su hijo aprovechar la veta tailandesa de la familia y comenzar a competir con la licencia del país asiático. Eso y sus buenos resultados en karting (tres títulos en cinco años) derivaron en la contratación tan ansiada. 

Así como Ron Dennis fichó a Hamilton con tan solo 10 años, Alex Albon se sumó a RedBull a los 16 años luego de consagrarse subcampeón mundial de karting en 2011, detrás de Nyck De Vries (hoy con Mercedes en Fórmula E).

Sin embargo, la multinacional liberó al prometedor Albon de su compromiso al cabo de un año. Le financió la temporada de 2012 en la Fórmula Renault Eurocup 2.0 pero los resultados no estaban de ninguna manera a la altura de lo que la joven promesa podía producir. 

En ese torneo participaron además Daniil Kvyat (subcampeón), Pierre Gasly (10°) y Esteban Ocon (14°), hoy todos en Fórmula 1, como Albon. Pero el joven "britailandés" no sumó un solo punto en 14 carreras y terminó 38° entre 46 pilotos. El campeón fue un exF1, Stoffel Vandoorne (el compañero de De Vries en Fórmula E).

"Fue un año muy complicado por diferentes razones, no solo por los resultados. Estuve a punto de abandonar las carreras", declaró Albon en 2018. Pero no abundó en aquellas "diferentes razones" que, si no tenían que ver con los resultados, entonces no eran deportivas.

¿Kankamol?

///

Kankamol "Minky" Ansushina tiene hoy 47 años. Nació en Tailandia y llegó a Inglaterra en 1984. El padre de sus hijos, Nigel Albon, es 16 años mayor que ella. Están separados. Ella se dejó ver en varias carreras del 2019 en los pits de RedBull. 



Más allá de todo lo que una madre implica en el crecimiento de su primogénito, dos acontecimientos trascendentales en la vida de su hijo Alex estuvieron directamente relacionados con Minky: Alex fue liberado por RedBull en 2012 y vuelto a contratar en 2018. Los años entre los que, precisamente, Kankamol Ansushina cumplió una condena por estafadora, habiendo defraudado por montos cercanos a los 10 millones de dólares.

Albon padre poseía una compañía llamada NA Carriage Co., dedicada a la compra y venta de autos usados, un oficio que tan hábilmente supo desempeñar Bernie Ecclestone para crear la fortuna que luego multiplicó por un factor astronómico en la Fórmula 1. La compañía, situada en Bures (Suffolk) se dedicaba a comerciar con autos de lujo y Minky figuraba en los libros como secretaria.

La familia se mudó a Smallbridge Hall, una mansión del siglo XIV, rodeada por un foso como si fuera un castillo, con diez dormitorios, valuada en más de cinco millones de dólares, ubicada en Bures, cerca de Ipswich; sus cinco hijos, incluido Alex, fueron educados en escuelas privadas, a un costo de unas 10 mil libras esterlinas al año. 

Pero en 2004, Albon dejó de aparecer en los libros, por razones que se desconocen, y Minky quedó a cargo. Y lo que sucedió a partir de allí lo juzgó el Honorable Rupert Overbury, a cargo de la Corte Real de Ipswich.

///

Esto se leía en un reporte publicado en diarios ingleses el 18 de octubre de 2012:

"Una empresaria corrupta que compró autos de clase alta y financió un estilo de vida lujoso a través de estafas por un total de más de 9 millones de libras ha sido encarcelada.

Kankamol Albon, de 41 años, retiró 580.000 libras de su negocio en un período de 14 meses a pesar de que estaba operando con pérdidas.


Estafó a los inversionistas en su prestigioso negocio de automóviles con 7,5 millones de libras y evitó el pago de 1.9 millones en concepto de impuestos


Encarcelando a Albon durante seis años, el juez Rupert Overbury describió los fraudes como "masivos" y dijo que habían sido diseñados para apuntalar su fracasado negocio y mantener su estilo de vida "lujoso". Añadió: "También hubo grandes retiros de efectivo y grandes gastos en su hogar y tarjetas de crédito".


Albon admitió su culpabilidad en siete delitos al obtener ganancias deshonestamente por representación falsa, participar en un negocio fraudulento y engañar a la cartera pública.


Se informó a la corte que, entre julio de 2007 y finales de agosto de 2008, Albon tenía una rotación muy alta en automóviles de alta gama, pero había vendido automóviles por menos de lo que pagó por ellos y estaba operando con pérdidas.


Ella consiguió que los clientes pagaran por adelantado los automóviles, incluidos unidades Ferrari, Bentley y Maserati, antes de reemplazarlo con fondos tomados de otro cliente.


El fiscal Julian Christopher dijo que Albon persuadió a los clientes a pagar por adelantado los automóviles que les estaba comprando e invertir en otras compras de automóviles ofreciéndoles una parte de las ganancias. 


"Sin embargo, a medida que sus pérdidas crecieron, también lo hizo la necesidad de más inversores y clientes. Claramente se descontrolaba cada vez más y estaba más desesperada por obtener más fondos y con frecuencia inducía a los clientes a invertir con ella haciendo reclamos fraudulentos".

Los negocios colapsaron en agosto de 2008 con pérdidas para los inversores por valor de 7.5 millones y Albon fue arrestada en febrero de 2009. Muchos clientes nunca recibieron sus autos y un mismo coche fue vendido dos veces a dos clientes distintos. 


En 2010 y 2011, mientras estaba en libertad bajo fianza, jugueteó con el ente recaudador de impuestos al reclamar 1,9 millones de libras en reembolsos de IVA en automóviles que afirmó haber comprado.

Christopher dijo que de los 122 vehículos que Albon afirmó que había comprado, 107 de las compras eran ficticias y que había utilizado documentos falsos para respaldar sus reclamos.


Kevin Baumber, el abogado de Albon, dijo que su cliente no tenía condenas anteriores y que su principal preocupación era por sus hijos. Argumentó que el negocio se había llevado a cabo de manera legítima y exitosa durante muchos años, pero que había tenido dificultades después de perder varios millones de libras en una empresa comercial extranjera.


El inspector Adrian Finbow, de la Unidad de Delitos Económicos de la Policía de Suffolk que dirigió la investigación, dijo: "Ella actuó sola y su única motivación para el fraude es una codicia excesiva y el deseo de comprar artículos de lujo caros y vivir un estilo de vida opulento. Esperamos que las sentencias de hoy traigan algún tipo de cierre a las víctimas, algunas de las cuales han perdido sus hogares y negocios, sin mencionar el inevitable efecto en la vida personal y hogareña".


Un portavoz del ente recaudador de impuestos afirmó: “Kankamol Albon tenía un estilo de vida al que pocas personas podían aspirar. Ella era propietaria de una casa con foso, tomaba vacaciones extranjeras caras y enviaba a sus hijos a escuelas privadas. Este estilo de vida se pagó en parte por usar las ganancias de su crimen. Su concesionario de automóviles de lujo fue una tapadera para un fraude impositivo a gran escala". 


///

Kankamol entró en la cárcel en octubre de 2012. Hasta ese momento, mientras estuvo en libertad bajo fianza, seguía acompañando a Alex a las carreras en Europa (para lo cual disponía de un permiso especial para abandonar las islas británicas) y poco antes mudó a su familia a Milton Keynes, cerca de la base de RedBull en Fórmula 1. Acaso porque ya no podía disponer de Smallbridge Hall.  

El fin de semana posterior a la decisión del juez, la Fórmula Renault 2.0 disputó la última fecha de su Eurocup en Barcelona. Alex acabó 26°, su peor resultado del año. No parecía estar en las condiciones ideales para correr. Tenía solo 16 años...

("Ese fue el año más difícil de mi vida", se lo escucha decir en el documental de Netflix sobre la F-1, Drive to Survive 2. "Ví como la esposaban y se la llevaban").

RedBull no tardó en sacarlo de su programa. Así es como recuerdan hoy el episodio en su página oficial: "Después de una desafiante primera temporada, él dejó el Programa de pilotos Jóvenes al final del año. Ese bautismo de fuego pudo haber derrotado a muchos, pero Alex está hecho de la madera más dura"

"Yo no estaba manejando muy bien entonces, y no había razón para mantenerme con ellos", reconoció Albon el año pasado. Claramente, a ojos de la maquinaria de relaciones públicas de la empresa había más de una razón para no sostenerlo. 

Sin embargo, pese a la escasez de recursos generada por esa determinación, continuó dos años más en la categoría, levantando la puntería: 16° en 2013, 3° en 2014. El talento estaba vivo, aun cuando su madre permaneciera en prisión. 

En 2015 pasó a la Fórmula 3, empezó a ganar y así llegó al poderoso ART, el equipo de Frederic Vasseur y Nicolas Todt. En 2016 fue subcampeón de la GP3, detrás de su compañero Charles Leclerc... En 2017 pasó a la Fórmula 2 y un año más tarde acabó tercero en el torneo tras Russell y Norris. 

Y entonces, en octubre de 2018, Kankamol cumplió la condena y salió en libertad.

Y entonces, en noviembre de 2018, RedBull volvió a contratar a Alex Albon. 

"Desde 2012, no podría decirse que mi carrera ha sido, digamos, fácil", apuntó el joven. "Desde entonces sabía que tenía que impresionar cada vez que pilotaba y, afortunadamente, el Doctor Marko me dio una segunda oportunidad”.

Lo demás es conocido. Pero... ¿estamos seguros de ello?

///

"Yo estaba en un shopping mall en Dubai. Era el lunes siguiente al fin de semana en Abu Dhabi. Estaba matando el tiempo comprando unas zapatillas cuando sonó el teléfono. Era el doctor Marko contándome la situación. Cancelé mi vuelo de retorno, volví al hotel, llamé a mi madre y regresé al circuito. Era una locura. La Fórmula 1 había sido siempre mi sueño. Pero sabía que mis posibilidades de pasar a la F1 eran muy escasas, ya que no tenía un presupuesto adecuado". Albon volvió a a ser un talento de RedBull. Pero... ¿había dejado de serlo, en realidad?

"Minky" y una de sus hijas en el pit de RedBull.

Kankamol subraya que ya ha pagado su culpa y que su hijo la perdonó por lo hecho. La justicia expropió Smallbridge Hall, vació las cuentas bancarias de la convicta, sacó a la venta su BMW y remató todos los objetos de lujo -unos 400- que encontró en la mansión, incluidas 200 carteras Mulberry y Louis Vuitton, perfumes de Chanel y ropa de Christian Dior, por los cuales recaudaron unas 60 mil libras, una cifra muy inferior a la fraudulenta. La policía esperaba recaudar 200 mil...

¿Quién pagó la carrera de Alex en esos años en los que su madre estuvo en la cárcel? ¿Fue el dinero que consiguió Nigel, quien se hizo cargo de la familia? ¿Fue dinero que Kankamol logró poner a salvo antes de ser detenida? ¿O fue RedBull la que aportó fondos de manera secreta, para que el escándalo de Kankamol Albon no salpicara a su operación deportiva, pero manteniendo algún tipo de vínculo con Alex? 

"Sabía que tenía que impresionar", reconoció el piloto hablando de aquellos años. Lo que impresiona es la simultaneidad de los acontecimientos que protagonizan hijo y madre: la liberación y el nuevo compromiso coinciden con el encarcelamiento y la liberación.

Demasiada casualidad como para ser curioso, ¿no es verdad?

"Mi mamá me manda mensajes de texto todos los días, se vuelve un poco densa... (...) El único de mi familia que entiende de F-1 es mi papá, el resto no tiene idea y, menos que nadie, mamá. ¡Lo que es bueno porque no hay recriminaciones!"

La respuesta real a este interrogante no está disponible por el momento. Quizás cuando Albon, dentro de unos cuantos años, deje la Fórmula 1, se la conozca.

24/3


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. En la película anual de NETFLIX no relatan detalles del problema de la madre de Alex por buena educación y evitar el amarillismo periodístico.
    No pretendo ofender solo aplaudir como lo enfocó NETFLIX. Creo que lo que cuentan engrandece a este muchacho que sin duda tiene tremendo porvenir.También es frío como pescado lo que demostró en SPA 2019 .

    ResponderEliminar