LA RIVALIDAD MÁS INTENSA Y MÁS EXTENSA DE LA FÓRMULA 1: ROSS BRAWN VS ADRIAN NEWEY


Lewis Hamilton y Sebastian Vettel ganaron 10 de los últimos 12 títulos mundiales de pilotos puestos en juego (Jenson Button y Nico Rosberg ganaron los otros dos). ¿Es la rivalidad más larga de la historia de la F-1? No necesariamente, porque entre ellos dos solo definieron los torneos de 2017 y 2018. Vettel tuvo más rivalidad con Fernando Alonso, Hamilton con Rosberg.

Mucho más intensa fue la rivalidad entre Ayrton Senna y Alain Prost, que definió una época y se consagró como la más reputada de la historia del Mundial. Fueron tres años entre 1988 y 1990 con toneladas de drama.

Sin embargo, la más extensa y áspera rivalidad en la F-1 no involucra a dos pilotos, sino a dos técnicos. No lleva tres o 12 años, sino casi 30. Hoy, de alguna manera, se mantiene, aunque sin tanta notoriedad.

Es la que enfrenta a Ross Brawn (65 años) con Adrian Newey (61).

Para ponerlo en números: De los 44 títulos en juego en la F-1, de pilotos y constructores, entre 1992 y 2013, 36 (el 81%) los conquistaron equipos en los que Newey o Brawn jugaban roles decisivos.

///

Alguien puede refutarlo argumentando casualidad. O destacando el rol de los pilotos.

O también se puede decir que tal comparación es forzada, porque no cumplieron la misma función. Esto último es cierto, de algún modo.

Newey es un genio técnico.

Brawn es un genio táctico.

Newey entiende bien la ingeniería, especialmente la aerodinámica.

Brawn entiende muy bien los loopholes de los reglamento, las oportunidades que dejan tanto las reglas técnicas como las deportivas. Y lee mejor las carreras.

Newey sabe cómo leer un reglamento para entender bien todo lo que le permite idear.

Brawn, en cambio, sabía leer un reglamento para capitalizar a la perfección todo lo que no le estaba prohibido imaginar.

Ninguno de los dos se recibió de ingeniero mecánico. Newey se graduó en Aeronáutica en la Universidad de Southampton en 1980.

Brawn nunca estudió formalmente ingeniería: entró a Williams en 1978 para manejar una fresa, una actividad que aprendió en la Comisión Inglesa de la Energía Atómica...

Coincidieron durante dos meses en una misma escuadra, la fallida Lola Haas de 1986: Newey asistía a Brawn en el diseño de los coches.

Pero desde los '90 para acá, tuvieron mucho peso en los equipos en los que trabajaron, y no se puede negar que su contribución fue decisiva para alcanzar tantos éxitos.Y a diferencia de Hamilton-Vettel o Senna-Prost, la rivalidad directa entre los equipos que integraban se extendió a lo largo de 22 años, casi un tercio de la historia del Mundial de Fórmula 1...

///

Miremos algunos números 

Brawn celebró 16 títulos mundiales:

8 de pilotos: 7 con Michael Schumacher (dos en Benetton, cinco en Ferrari) y uno con Jenson Button (en Brawn GP)

8 de constructores: uno con Benetton, 6 con Ferrari, uno con Brawn GP

Newey celebró 20 títulos mundiales:

10 de pilotos: 4 con Nigel Mansell, Alain Prost, Damon Hill y Jacques Villeneuve (uno cada uno, todos con Williams); 2 con Mika Hakkinen (en McLaren); 4 con Sebastian Vettel (en RedBull)

10 de constructores: 5 con Williams, 1 con McLaren y 4 con RedBull.


Así fueron los enfrentamientos directos (sumando títulos de pilotos y de constructores

                    Brawn        Newey           Resultado
1992-1995  Benetton     Williams         3 a 5
1996-1997   Ferrari        Williams        0 a 4
1998-2005   Ferrari        McLaren        11 a 3
2009            Brawn GP   RedBull         2 a 0
2010-2013  Mercedes     RedBull         0 a 8

De los 44 títulos en juego entre 1992 y 2013 (pilotos y constructores), 36 (el 81%) fueron ganados por equipos que tenían a Newey o a Brawn

El cuadro se cierra en 2013, pero la rivalidad se renovó en 2017: Brawn dicta las reglas técnicas de la F1, que Newey busca maximizar. Uno marca la cancha, el otro quiere ver cómo sacar ventaja en los límites.

/// 

Los autos de Adrian Newey lograron vencer en 163 Grands Prix (entre 1991 y 2019):
59 con Williams         
41 con McLaren             
62 con RedBull           
1 con Toro Rosso

Los autos de Ross Brawn lograron 120 Grands Prix (entre 1992 y 2013):
21 con Benetton
87 con Ferrari
8 con Brawn GP
4 con Mercedes


Más allá de "pelear" las estadísticas, también se pelearon entre ellos:


  • Brawn protestó el segundo pedal de freno de los McLaren en 1988, una idea del equipo técnico que lideraba Newey, y consiguió que la FIA lo vetara.
  • Newey se mostró muy molesto por la interpretación de Brawn sobre el bargeboard de las Ferrari en el GP de Malasia, que permitió estirar el torneo de 1999 hasta la última carrera en Japón.
  • Hasta hoy, Newey cree que el doble difusor de los Brawn GP en 2009 no eran reglamentarios. 


También se espiaron mucho y sin disimulo: a no más de un metro de distancia, este cronista presenció cómo Brawn se agachaba, en una calle de boxes y mientras un Williams de Newey esperaba para ingresar a la verificación técnica de la FIA, a no más de 50 centímetros del alerón trasero del coche inglés y lo estudiaba en detalle, hasta que un mecánico de Williams tapó la pieza con una funda, en la cara del entonces DT de Ferrari...

Y por lo que se ve, Newey tampoco se quedaba atrás...




///

¿Se terminó esa rivalidad? Se durmió en 2014, cuando Brawn tuvo que dejar Mercedes, pero se reavivó en 2017, cuando fue nombrado responsable técnico de Liberty Media, los dueños de la Fórmula 1. Brawn escribe ahora los reglamentos que Newey necesita interpretar para diseñar sus autos.

En esa carrera paralela siguen sumando recursos. Cada uno amasó su propia riqueza.

Ross Brawn tiene una fortuna estimada en 150 millones de libras esterlinas, que triplica los 50 millones que amasó Adrian Newey. ¿Por qué esa diferencia, si Newey ganó más en la pista?

Se explica de manera muy sencilla: Brawn compró el desahuciado equipo Honda F-1 a fines de 2008 por apenas una simbólica libra esterlina, y lo vendió a Mercedes un año y medio después, recibiendo cien millones de libras por su parte.

De 1992 a 2013, y desde los últimos años: Más extensa y más intensa que esta rivalidad, en Fórmula 1 no se consigue...

8/6

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Hola Pablo, excelente análisis, me gustaría tu opinión con respecto a los 2 títulos ganados de Mika Hakkinen en el mejor momento de Ferrari y Michael Schumacher, no crees que Hakkinen ha sido un piloto subestimado. Gracias de antemano. Saludos,

    ResponderEliminar