LA RECETA DE FERRARI PARA GANAR EN MONZA CON UN AUTO NADA COMPETITIVO: UN PERALTE EN EL TUNEL DEL TIEMPO


  • Las Ferrari son poco competitivas ūüĎć
  • Sus motores V6 son inadecuados ūüĎć
  • Sus pilotos -ninguno italiano- no lograron ganar ni un solo Grand Prix en el a√Īo ūüĎć 
  • Solo pudieron conseguir dos podios ūüĎć
  • El l√≠der del torneo venci√≥ en cinco de las siete carreras anteriores ūüĎć
  • Sus dos perseguidores en la tabla de posiciones del torneo conquistaron un triunfo cada uno ūüĎć
  • La escuadra m√°s poderosa gan√≥ seis de las siete competencias ūüĎć
  • La octava carrera es el Grand Prix de Italia, en Monza ūüĎć

El conjunto de estas ocho definiciones aplicado al Mundial de Fórmula 1 de 2020 es válido en este tiempo, en los primeros días de setiembre.

Pero lo eran tambi√©n en el mismo momento... ¡de 1960!

Cuando el calendario se√Īala setiembre, es hora de ir a Monza... y la gran diferencia es que, con el mismo panorama, las Ferrari obtuvieron un triunfo incuestionable en el GP italiano de hace 60 a√Īos.

¿Qu√© ocurri√≥? La soluci√≥n aplicada es imposible implementarla hoy. A nadie se le ocurrir√≠a volver utilizar el viejo trazado peraltado de Monza...

En el peralte de Monza, el √ļltimo F1 ganador con motor delantero.

En 1960, la tendencia del motor trasero en F√≥rmula 1 ya era irreversible. Para los equipos ingleses como Cooper o Lotus ya no hab√≠a discusi√≥n alguna: sus modelo T53 o 18 eran empujados de atr√°s por el motor Coventry Climax FPF 2.5 

Una escuadra insist√≠a con el anticuado concepto del motor delantero. La misma cuya creador preguntaba "¿d√≥nde se ha visto que el carro tire del caballo?"

Pero disputadas siete Grands Prix, los modelos 246 V6 que conduc√≠an Phil Hill, Ritchie Ginther y Willy Mairesse no hab√≠an conquistado un solo triunfo y sus resultados estaban lejos de los conseguidos un a√Īo antes, cuando Tony Brooks lleg√≥ a la √ļltima competencia, el GP de los Estados Unidos en Sebring, con chances de ganar el t√≠tulo (y su compa√Īero Von Trips lo arruin√≥ toc√°ndolo en la primera vuelta...). A los V6 no les faltaba potencia (290 HP, muchos m√°s que la competencia) y sin embargo la arquitectura del coche era obsoleta e inadecuada: los Ferrari de motor trasero ya estaban listos, pero  para 1961.

Entre Jack Brabham, el campeón del mundo, y el ascendente Bruce McLaren, los dos pilotos oficiales de la escudería Cooper -la misma que había impuesto la tendencia del motor trasero en la F-1- habían ganado seis de las carreras disputadas. Algo así como los Mercedes ahora; el party mode eran, como mucho, 240 HP. Con un Lotus 19, Stirling Moss se había quedado con el triunfo restante.

Pero Italia es el hogar espiritual del automovilismo y los italianos son tan creativos...

¿C√≥mo frenar la hegemon√≠a brit√°nica? Con un cambio de circuito: disponiendo que la carrera se disputara en el trazado que combinaba la pista tradicional con el anillo peraltado de alta velocidad. Un circuito de 10 kil√≥metros de largo.

De ninguna manera, protestaron los ingleses. Nuestros autos est√°n dise√Īados para correr en circuitos, no en √≥valos, se quejaron. El piso del peralte es irregular y las suspensiones se nos van a romper. 

Que en Inglaterra corran donde quieran, clamaron las autoridades del Automóvil Club de Milan (ACI), los organizadores de la carrera, esto es Italia y hacemos las cosas como queremos los italianos.

"¡No vamos!", bramaron m√°s all√° del Canal.

"¡No vengan!", respondieron del otro lado de los Alpes.

El domingo 4 de setiembre -exactamente seis d√©cadas antes de esta publicaci√≥n-, diecisiete anotados se presentaron en Monza. Nueve coches de F√≥rmula 1 y ocho de F√≥rmula 2. El equipo Ferrari en pleno, con sus tres m√°quinas, y tambi√©n su escuadra de F-2 para oponerse al equipo oficial Porsche de la categor√≠a. ¿El resto? Pilotos particulares y escuadras deshilachadas.

El dominio ferrarista fue arrasador, desde ya. No tenía rivales: literalmente. Los tres coches oficiales ocuparon la primera fila de partida: el cuarto clasificado quedó a 8s de diferencia el día sábado.


Tan abrumador era el dominio que hasta hubo lugar para un intervalo de opereta.

Enzo Ferrari acud√≠a, cada a√Īo, a las pr√°cticas del viernes en Monza. Era el √ļnico d√≠a de cada temporada en que abandonaba Modena para ver a sus m√°quinas correr una prueba v√°lida para el Mundial

La leyenda supone que permanecía en los pits de su equipo sin el pase correspondiente y un policía muy excitado y poco avispado lo quitó de allí con cierto maltrato.

Ferrari reaccionó haciendo entrar sus coches a los pits y decidiendo que no volverían a salir hasta no se disculparan con él.

Hasta aqu√≠ la leyenda. La historia maliciosa refiere que, visto que era la √ļnica escuder√≠a de importancia en la carrera, y ejerciendo tanto dominio desde el arranque de la actividad, un GP sin la Ferrari ser√≠a un desastre deportivo... y econ√≥mico. 

Al parecer, las profusas disculpas fueron acompa√Īados de un acuerdo para aumentar el dinero que el ACM destinaba a asegurar la presencia de las m√°quinas del Cavallino en la pista... 

Hill, Ginther y Mairesse terminaron en ese mismo orden, marcando el 1-2-3.

En los torturantes peraltes de Monza las cubiertas fueron más castigadas que lo habitual y las crónicas de la época marcan con cierto asombro la necesidad del vencedor Hill de detenerse en dos ocasiones en los pits para cambiar neumáticos: aquellos cronistas se sorprenderían mucho si presenciaran los Grands Prix de hoy.



En la primera parada (foto), Hill cambió tres cubiertas (solo mantuvo la delantera izquierda, curiosamente la que más apoyaba en los peraltes); en la segunda, se reemplazaron solo las traseras. (Noten en la fotografía la cantidad de policías dispuestos en la calle de los boxes...)

Nunca se produjo la cat√°strofe que profetizaban los ingleses. Ferrari consigui√≥ as√≠ su √ļnico triunfo de 1960. Una decisi√≥n dr√°stica transform√≥ el eventual papel√≥n en un paseo. 

Fue una victoria hist√≥rica; la primera de un piloto estadounidense en F√≥rmula 1 y la √ļltima de un coche con motor delantero. 

La cuarta posici√≥n la ocup√≥ el italiano Giulio Cabianca, que conduc√≠a un Cooper equipado con un impulsor Ferrari de cuatro cilindros. Cabianca alcanz√≥ un record probablemente imbatible. El √ļnico piloto que muri√≥ al comando de un F-1 al chocar... contra un taxi. 

En junio de 1961 probaba ese mismo Cooper-Ferrari en el aut√≥dromo de Modena cuando el acelerador qued√≥ trabado a fondo. El auto sali√≥ de pista,a traves√≥ la puerta que daba a la Via Emilia, y choc√≥ contra el taxi. En la carrera loca golpe√≥ contra una van, una motocicleta y una bicicleta. Los conductores de estos tres √ļltimos veh√≠culos fallecieron en el acto. Tres horas m√°s tarde, Cabianca expir√≥ en el quir√≥fano.


Esos peraltes de Monza se utilizaron por √ļltima vez en 1969. Ya no pueden salvar a la Scuderia. Si hubiera una posibilidad de utilizarlos, Mercedes seguramente no renunciar√≠a a participar y Lewis Hamilton podr√≠a conquistar all√≠ una victoria tan hist√≥rica como la de Phil Hill, a la vez que decisiva. Y como muestra la foto, tomada en la calle de boxes de Monza en la tarde del mi√©rcoles 3, no habr√° boicot ingl√©s...

Fan√°ticos de Ferrari, no desesperar. El desastre de Spa no tiene que replicarse exactamente en Monza. La pista que en 1922 cumplir√° cien a√Īos es morfol√≥gicamente similar a Silverstone, no a Spa. Y en el escenario ingl√©s, el mes pasado, Charles Leclerc larg√≥ 4° y 8°, respectivamente, mientras que Sebastian Vettel lo hizo 10° y 12°; en Spa partieron 13° y 14°. En Silverstone, Leclerc logr√≥ un podio; dif√≠cilmente repita en Monza pero, habiendo vencido all√≠ en 2019, es improbable que termine tan atr√°s como en Spa...

4/9


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. tristeza total, Las Ferrari hundidas en el fango ,ni terminar√≥n¡ Exelente nota, historica e impresionante¡¡

    saludos de su seguidor @eyael1969

    ResponderBorrar