TURQUÍA 2021: SEIS GANADORES DISTINTOS, SEIS PUNTOS DE DIFERENCIA EN LA VANGUARDIA, SEIS CARRERAS POR DELANTE, UN 666 QUE HACE DE ESTA FÓRMULA 1 UN CAMPEONATO ENDIABLADO



Estaba claro desde el arranque que era Valtteri Bottas el máximo favorito a quedarse con el Grand Prix de Turquía: la diferencia de aproximadamente medio segundo entre el Mercedes W12 y el RedBull RB16B en una pista sorpresivamente abrasiva -contra todos los pronósticos- más el retraso de Lewis Hamilton de diez posiciones en la línea de largada, volvían candidato al finlandés. 

La lluvia fina que acompañó todo el Grand Prix lo dotó de una incertidumbre que derivó en dos circunstancias que dominan el análisis de la carrera. Lo de Bottas fue impecable: el auto más veloz, el frente despejado, ni un solo rival a la altura. El segundo lugar de Max Verstappen tampoco pareció nunca en riesgo: consciente de la diferencia entre los coches, el holandés se puso como objetivo el segundo lugar, para limitar daños, y administró lo suyo con inteligencia. 

Por esa razón, fueron las decisiones de Lewis Hamilton y Charles Leclerc las que le dieron intensidad a un Grand Prix que corrió el riesgo de ser un ejercicio sin emociones.

Hamilton pasó más de media carrera corriendo a los escuderos de Verstappen: Siete vueltas detrás de Yuki Tsunoda, cuatro tras Pierre Gasly y de la 14 a la 33 persiguiendo a Checo Pérez. Cuando dispuso del mexicano, parecía habérsele abierto la carrera, como en 2020. Sin embargo...

Daniel Ricciardo fue el caso testigo. Colocó intermedias nuevas en el giro 21 y mostró que tal decisión tomaba varias vueltas para recuperar competitividad. Fernando Alonso probó en la vuelta 30. Eran dos casos perdidos.

Efectivamente: nadie quería parar porque la información sobre el clima venidero no era suficientemente clara. ¿Detenerse para calzar qué tipo de cubiertas? Esa era la inquietud que no podían resolver los estrategas.

Pero cuando Lando Norris se detuvo en el giro 34, se abrió la temporada de pit-stops. Y RedBull, siempre un escalón por debajo de Mercedes en término de performance durante el fin de semana turco, buscó una ganancia marginal. Verstappen en la 36 (¡una obra de arte!) llevó a Mercedes a decidir la parada de Bottas en la 37, a quien siguió inmediatamente Pérez. 

Entonces, el juego quedó en manos de Leclerc y Hamilton. 

En la vuelta 38, a 20 del final, el orden era Leclerc, Bottas, Verstappen, Hamilton, Gasly, Pérez. Salvo la Ferrari n° 16 y el Mercedes n° 44, todos llevaban ya neumáticos frescos.

-¿Van a durar estas gomas hasta el final? Se está secando más (Hamilton)

-Estamos debatiendo si durarán cuando se seque (Peter Bonnington, su ingeniero)

La intención de Ferrari era distinta, cómo se verá.

Durante ocho vueltas se mantuvo la incógnita. Cuando las cubiertas de Leclerc expiraron por agotamiento, cundió el pánico en Mercedes. Hamilton y Esteban Ocon eran los únicos en la carrera que no habían cambiado sus neumáticos. Pero el piloto de Alpine no sentía las urgencias del campeón del mundo por descontarle terreno a nadie. En esa vuelta 47, el inglés marcó 1m34s651; el francés fue un segundo y medio más lento: 1m36s021.

De golpe, a 10 vueltas del final, el hombre más veloz de viernes y sábado, que había largado en la undécima posición, pisaba el podio. Pero sus neumáticos tenían 36 o 37 vueltas más que los de quienes lo precedían en la pista...

  • Bottas: 1m33s753
  • Verstappen: 1m34s105
  • Hamilton: 1m35s046

El ritmo era pobre: pero el rival de Hamilton ya no era Verstappen sino Leclerc o el propio Pérez, que tan bien lo había contenido en la vuelta 32. Teniendo en cuenta eso, el campeón prefería priorizar la posición en pista; el equipo, en cambio, parecía ver que, con cubiertas frescas, tanto el monegasco (11 segundos por detrás) como el mexicano (a 13s) serían imparables en ese tramo final. Inclusive, Gasly era, potencialmente, rival.

-Box, box...

-¿Por qué?

-Intermedias nuevas es la clave.

-No creo. Siento que tengo que quedarme afuera. 

-OK, quedate afuera esta vuelta. Pensemos un poco más.

Tal el diálogo entre Bonnington y Hamilton. "Un poco más" fueron dos giros. La indicación llegó en la vuelta 50. ¿Cómo negarse cuando una decisión similar, dos semanas atrás, le reportó el triunfo número 100 de su carrera?

El ex piloto de Fórmula 1 Jolyon Palmer, convertido en analista deportivo, lo vio de esta manera: "La decisión fue correcta, pero se ejecutó de manera horrible porque Hamilton no tuvo ritmo cuando volvió con intermedias nuevas. Posiblemente fue su falta. Cuando mitras al resto y ves qué cuidadosos fueron con sus cubiertas, Hamilton tuvo una out-lap muy rápida y se acercó a Pérez y Leclerc. Pero en ese momento se quejó de graining, como si hubiera dañado sus cubiertas. (Esa vuelta) fue asesina".

Es una afirmación tan interesante como provocativa, porque si alguien sabe cómo extraer rendimiento de sus neumáticos causándoles un daño mínimo, ese es Hamilton. ¿Tan enojado estaba con la decisión del equipo que perdió la chaveta por una vuelta?

Estos son los tiempos de vuelta de Hamilton tras su detención: 

v50 1m35.008 (detención)

v51 1m50.546 (out-lap)

v52 1m32s763 (su mejor tiempo en carrera)

v53 1m35s229

v54 1m35s223

v55 1m34s353

v56 1m33s657

v57 1m33s068

v58 1m32s898

En esas últimas vueltas, Bottas giró en el orden del 1m31/1m32s. El enojo de Hamilton encontró respuesta en la seriedad de Toto Wolff

"Estoy convencido de la elección que hicimos", afirmó. "Teníamos dos posibilidades: la primera era hacer una estrategia conservadora y cambiar los neumáticos como todos los demás. Habría salido quinto y habría peleado con Pérez y Leclerc. La otra opción era quedarse fuera. Si la pista se hubiera secado, podríamos haber ido a los slicks. En ese caso, habríamos corrido el riesgo de perder un minuto.y ni siquiera terminar en los puntos. Lo que hicimos estuvo bien”.

Para Andrew Shovlin, el número 2 del equipo Mercedes, "nos quedó claro que nunca llegaría el momento adecuado para los slicks. Nuestras herramientas de estrategia demostraron que todavía seríamos derrotados por Pérez y Leclerc si nos quedamos fuera, entonces elegimos un nuevo conjunto de intermedios para minimizar nuestras pérdidas ”. ¿Lo habrán convencido a Hamilton?



A diferencia de Mercedes, Ferrari podía jugársela: no ha ganado en lo que va de 2021, su último triunfo data de hace más de dos años y con Leclerc muy fino todo el fin de semana valía la pena intentarlo: privilegiar la posición en pista, que era la de puntero...

Pero a mitad de ese stint líder -que duró de la 38 a la 46- el rendimiento de esas intermedias cayó a pique. Eso preocupó tanto al equipo italiano como al campeón mundial. Esta vez, su determinación estratégica fue más expeditiva.

-Tendríamos que parar y empujar las últimas 12 vueltas (el ingeniero Xavi Marcos)

-Correcto (Leclerc)

Como se ve a continuación, la out-lap de Leclerc fue más cauta que la de Hamilton, y le tomó cinco giros (de la vuelta 47 a la 52) meterse en ritmo, pero una vez que lo alcanzó, fue mucho más parejo que Hamilton. Sus vueltas 56 y 57 son más veloces que la mejor del inglés...

v47: 1m38s124 (detención)

v48 1m54s102 (out-lap, cuatro segundos más lenta que la de Hamilton)

v49 1m33s576

v50 1m34s606

v51 1m36s276

v52 1m36s026

v53 1m34s314

v54 1m33s885

v55 1m33s415

v56 1m32s752  

v57 1m32s737

v58 1m33s924

“Creíamos en la victoria, lo intentamos", sintetizó Mattia Binotto. "El sentimiento es de amargura". Pero para el piloto "la performance estaba, lo cual es positivo". El podio era seguro: se jugaron por la victoria. No salió bien, pero... valía la pena arriesgarse.

"Era una carrera para ser paciente, presionar en el momento correcto y gestionar los neumáticos". Era, en suma, una carrera a la medida de Sergio Pérez. Las condiciones del circuito en piso seco, con mucho más grip del esperado, y por lo tanto un tren trasero mucho menos nervioso que lo habitual, lo cual generaba ida de trompa en los RedBull, le cayeron de manera ideal al estilo del mexicano; las condiciones en piso húmedo, de paso, lo propulsaron al podio. El ritmo de Pérez desde su detención en adelante fue metronómico. La carrera lo retribuyó con el podio: el primero desde Francia, nueve carreras atrás... 

Seis ganadores distintos en 2021, seis Grands Prix por delante, seis puntos de diferencia entre Verstappen. y Hamilton, la sexta vez en el año que la vanguardia del Mundial cambia de manos. Seis, seis, seis...

Un campeonato endiablado... y extraordinario.

10/10


Publicar un comentario

1 Comentarios